Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

La auto falsificación de ARENA

with 2 comments

La mesa está servida para el FMLN. Dos recientes encuestas le dan al ex periodista Mauricio Funes la ventaja sobre el ex director policial Rodrigo Ávila, el hombre de ARENA. Una encuesta fue elaborada por el IUDOP -órgano de la ideológicamente anquilosada Universidad Centroamericana (UCA)- por lo que sus resultados pueden ser descartados como burda propaganda socialista, pero el Diario de Hoy hizo otra encuesta que confirma la diferencia en intención de voto a favor de la izquierda, si bien en menor cuantía.  

La derecha se está consolando a sí misma con el argumento que Funes empezó su campaña por lo menos cuatro meses antes de que ARENA terminara su proceso interno de nominación, por lo que es natural que vaya a la cabeza en las encuestas. Sin duda esto explica una parte de la diferencia, pero cualquiera que esté ligeramente familiarizado con la política salvadoreña sabe que el partido de gobierno se encuentra ante una encrucijada inédita en su historia, no sólo por el desgaste ocasionado por cuatro períodos consecutivos al mando del Ejecutivo y el resurgimiento del populismo en Latinoamérica, sino también por la falta de coherencia ideológica del partido. 

El Salvador ha avanzado mucho en los últimos quince años, como lo puede comprobar cualquiera con solo echarle un vistazo a los principales indicadores socioeconómicos. Por supuesto, la pobreza persiste para una gran parte de la población y el crimen violento no da tregua. Es parte de nuestra idiosincrasia culpar al gobierno de estos males y suponer que en el ejercicio de la política se halla la panacea. No se nos ocurre escudriñar -como ciudadanos responsables- nuestros propios hábitos y actitudes. La desintegración de la familia y la escasez de valores en la juventud salvadoreña no son la responsabilidad de los partidos políticos o del gobierno, a quienes de todas formas culpamos de todos los males engendrados por estas deficiencias.

ARENA, en vez de educar a la población en cuanto a sus limitaciones, ha alentado las falsas esperanzas de quienes ven al gobierno como un niño ve a sus padres. Este partido, originado en ideas anti comunistas, liberales y republicanas, en campañas recientes se ha ido reinventando hacia un vehículo de aspiraciones universales, intencionalmente desechando cualquier tipo de pureza ideológica para acercarse a esa quimera del “centro” político. Queriendo quedar bien con Dios y con el diablo, ha prometido cosas que no puede cumplir, y ahora el pueblo desengañado le pasará la factura política.

En vez de renunciar a esta estrategia autodestructiva, ARENA y su neófito candidato han decidido doblar la apuesta. Como una versión cuarteada del FMLN y siguiendo la filosofía del mentecato Tony Saca, Ávila ha prometido toda suerte de intervenciones estatales en la economía, como por ejemplo subsidiar la agricultura, crear una “Reserva Estratégica de Granos Básicos” (recordatorio del nefasto IRA de los 80s), castigar con cárcel a los “especuladores” e incrementar el salario mínimo. El slogan de la campaña es “País Más Justo” donde “todos trabajemos, codo a codo, por alcanzar un Gran Acuerdo Nacional por el Progreso con Equidad.” ¿Habrá lugar en el Gran Acuerdo Nacional para la libertad individual? En el sitio del aspirante arenero también se promete una “gestión social que se refleje en una sociedad más solidaria donde el Estado garantice la salud.” De pasada se menciona la responsabilidad de defender el libre mercado, “pero”, matiza con el mismo aliento, “que se convierta en el más férreo guardián de las familias y los trabajadores.” ¿Desde cuando debe guardarse a las familias y a los trabajadores del libre mercado? Con una derecha así, ¿quién necesita a la izquierda?

Esta es, en efecto, la brillante estrategia del partido ARENA: usurpar el puesto de la izquierda en el espectro político. Ha elegido el camino de menor resistencia al asumir como propias posiciones que son incongruentes con sus principios, porque así soplan los vientos hoy en día. Ha cedido el punto ideológico -quizá porque no sabe defenderlo, quizá porque no quiere-, y ahora debe disculparse patéticamente por su vieja ortodoxia y adoptar la tercera vía. En vez de educar al electorado sobre la importancia de la responsabilidad individual y la necedad de las fórmulas socialistas, busca relanzarse como una versión light del FMLN.

Todo esto obliga a uno a preguntarse: si ya se decidió por consenso que el gobierno constitucional-liberal no es la receta mágica que resolverá todos los problemas de El Salvador ¿por qué no votar por el FMLN, el cual ofrece su propia receta que todo lo cura? La respuesta de ARENA no es señalar que tales recetas mágicas no existen, sino declararse a sí mismo como el único boticario capaz de producirla, presuntamente gracias a la experiencia que ganó durante cuatro períodos al mando.  Además, nos dicen, el FMLN vende aceite de culebra que en vez de curar mata.

El problema con esta defensa es que ARENA viene pregonando las virtudes de su receta desde hace mucho tiempo, sin que produzca el efecto prometido. El FMLN, en contraste, tiene la ventaja de ofrecer algo que los salvadoreños no han probado hasta la fecha, o al menos creen no haberlo probado. Hay otra razón para no temer a la receta izquierdista, y es que los ingredientes que usa son los mismos que ahora promete ARENA: subsidios, salarios por decreto, hostigamiento a la empresa privada y grandes pactos sociales. De hecho, pareciera que la derecha roba los ingredientes de su enemigo político para elaborar una mescolanza impura, una copia barata de la receta ideológicamente auténtica del FMLN. Entre una falsificación y el artículo original, ¿quien no compraría el original, sobre todo si está al mismo precio? 

Anuncios

Written by craguilar

mayo 31, 2008 a 10:35 am

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] por craguilar en Diciembre 10, 2008 En mayo publiqué aquí mi opinión sobre ARENA y sus amagues hacia la izquierda. En ese entonces escribí que era un error […]

  2. […] gobernante, Saca fue un presidente sin ideología, muy parecido a los gangsters que gobiernan Guatemala desde Cerezo. Repartió prebendas como […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: