Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

Estado de Calamidad alias Gobierno de la Esperanza

leave a comment »

El heraldo de la muerte, Álvaro Colom, dejó por un momento de Cohesionar a la Sociedad para calmar a la población con un discurso radiofónico. Clausurando un día especialmente sangriento en lo que ha sido el período más violento en toda la historia de Guatemala (incluyendo a la Conquista), el autoproclamado heredero de la “Primavera Democrática” le pidió al pueblo que “no panda el cúnico.” Los comercios cierran sus puertas temprano, pero él no se inmuta porque –nos asegura- la “zozobra” terminará mañana.

Me pregunto, si el presidente puede garantizar tranquilidad para mañana, ¿por qué no la garantizó para hoy y para los días pasados? Si en verdad tiene este poder, entonces ha sido insensible al sufrimiento de los guatemaltecos y negligente en el ejercicio de sus deberes constitucionales. Y si no tiene el poder, entonces es un charlatán que dice cualquier cosa para comprarse tiempo. Sospecho que su proceder combina ambos vicios — negligencia y charlatanería. 

Es irónico que Colom se vea a sí mismo como la continuación de Arbenz, porque también se encamina al derrocamiento. El gran logro de la socialdemocracia ha sido que la gente pierda fe en la democracia. Gracias al presidente, las masas claman por una intervención de la CIA.

Nerón tocaba el violín mientras Roma ardía. Los buseros caen como moscas, mientras Colom se ufana de quiméricos logros en un conciliábulo socialista. Por ejemplo, el incremento de la matrícula escolar, logrado gracias a los pagos que a través de Cohesión Social le hicieron a padres por matricular a sus hijos. Pero matrícula no implica asistencia; si no pregúntenle al maestro del año, Joviel Acevedo, que cobra salarios sin dar clases. Como nos ha explicado Rigoberto Juárez Paz, los indígenas no se alfabetizan porque no lo necesitan, y no lo necesitan porque en sus comunidades se carece de oportunidades productivas que requieran de alfabetización. Mientras no se genere suficientes empleos formales en el país, seguirá siendo más rentable poner a los niños a labrar el campo que a estudiar. Pagarles por matricularse no cambia los parámetros de esta decisión, solo proporciona un ingreso extra.

Lo que el gobierno debe hacer es crear y mantener las condiciones que propicien la inversión productiva, la cual significa empleos. Los empleos, a su vez, proporcionan incentivos naturales para que la gente se eduque. La educación, al fin y al cabo, es un medio y no un fin. Si el Gobierno quiere hacer más, puede administrar eficientemente a la educación pública, construyendo escuelas, contratando, evaluando y capacitando a los docentes. Pero esto implicaría remozar completamente la burocracia del Ministerio de Educación y enfrentarse al sindicato magisterial, problemas de fondo que por razones políticas jamás abordarán Colom y Sra.

No sé si el presidente entiende que las condiciones esenciales para el desarrollo de un país son la seguridad y la certeza jurídica. Al instaurar un verdadero estado de derecho haría más por los pobres que cien Cohesiones Sociales.

Anuncios

Written by craguilar

marzo 24, 2009 a 11:22 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: