Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

Causas Universales

leave a comment »

Aunque no lo crean, el calentamiento global tiene algo en común con la Guerra Civil de Guatemala. Ambas son causas de innumerables males con los que, a simple vista, no tienen relación. En efecto, son “causas universales” porque lo explican practicamente todo.

El calentamiento global ha sido culpado de toda suerte de achaques, desde los cálculos renales  hasta la desaceleración en la rotación de la Tierra. En este sitio hay un compendio de todos los fenómenos vinculados al cambio climático, para quienes deseen explorar las profundidades de esta psicosis (también es causa de cerebros más pequeños.)

La guerra intestina que inició circa 1960 también sirve de pretexto para todos los vicios de la sociedad guatemalteca. La ONU, por ejemplo, en su reporte de derechos humanos se refiere a la ola de homicidios como responsabilidad de “grupos paralelos del Estado”, esencialmente extensiones de los aparatos clandestinos de seguridad que proliferaron durante los gobiernos militares. En otras palabras, los mareros son achichincles de Romeo Lucas.

En una entrevista con Prensa Libre, el analista y negociador de los Acuerdo de Paz, Héctor Rosada, razona que la violencia actual tiene su génesis en la guerra civil.  El mismo presidente Álvaro Colom parece comprometido con la idea que para resolver esta crisis se debe “sanar las heridas” de la guerra a través de resarcimientos simbólicos y económicos, como que si Rigoberta Menchú estuviera extorsionando a los buseros como venganza por el asesinato de su padre en 1980.

Por supuesto que todo esto es absurdo. El calentamiento global es una cuasi-religión moderna contra la cual no hay evidencia científica que valga. Ni el cambio climático hace los días más largos ni la guerra civil explica la delincuencia en Guatemala. Son sencillamente recursos fáciles para los Single Issue Fanatics (SIF), como les dicen en inglés a las personas atrapadas en una cosmovisión maniquea que no admite terceras causas.

Si la brutalidad de la guerra provocara secuelas interminables de violencia, entonces, ¿cómo se explica Alemania, Japón y Corea, por hablar sólo de algunos países destruidos completamente por guerras en el siglo XX? Todos resurgieron de las cenizas instituyendo estados de derecho funcionales. Los Estados Unidos sufrió una cruenta Guerra Civil muchísimo más sangrienta que la guatemalteca, y sin embargo en cuanto ésta terminó retomó inmediatamente el rumbo civilizado que lo llevó a la cima del poder durante la segunda mitad del siglo XIX.

Nuestros líderes deben despertarse en el s. XXI y percatarse de que las viejas explicaciones ya no aplican. Este es un país donde todas las corrientes de pensamiento tienen derecho a competir democráticamente. Ya no hay una Unión Soviética para alimentar revoluciones comunistas. El crimen organizado no constituye una sublevación política. Al igual que la delincuencia común, es sencillamente la manifestación violenta del lado oscuro de la naturaleza humana, la misma naturaleza de todos los seres humanos en el planeta independientemente de la historia de sus países.

Lo que hace la diferencia es la existencia o inexistencia de un estado de derecho. En los Estados Unidos se hace justicia; en Guatemala reina la impunidad. A pesar de que al país norteamericano han llegado millones de exiliados y perseguidos políticos, escapando de las situaciones más traumáticas que pueda imaginarse, allí se integran al sistema y aprenden a convivir pacíficamente con los demás. Esto no ocurre en Guatemala porque aquí no hay certeza de castigo, así que lo peor de la naturaleza humana tiene rienda suelta y hasta es recompensado. 

Si se da la fortuna de que atrapen a un criminal, lo más probable es que los jueces lo liberen con fianza. Y si se da la doble fortuna de que lo metan preso, en pocos años lo sacan libre, como paso con Smiley. Esta bestia estuvo recluida cuatro años por asesinato pero por ser menor (17 años) cuando perpetró el delito, hoy anda libre organizando extorsiones y matanzas.

¿Alguien realmente cree que a Smiley lo motiva la guerra civil, la “memoria histórica”, y los “mártires” cuya muerte –según los socialdemócratas– son la causa de su delinquir? Por favor.

Anuncios

Written by craguilar

marzo 26, 2009 a 11:46 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: