Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

La Infame Historia del Día de los Trabajadores

leave a comment »

Todos estamos felices porque hoy no fuimos a trabajar. Es 1 de mayo, el Día Internacional del Trabajo o Día de los Trabajadores, celebrado en todo el mundo excepto por los gringos aguafiestas.

Irónicamente, la celebración se inspiró en un evento que ocurrió en los Estados Unidos, en Chicago, el 4 de mayo de 1886.

Un día antes, unos sindicalistas en huelga se apostaron frente a la fábrica de maquinaria McCormick para impedir que  trabajadores no sindicalizados (“rompehuelgas”, “amarillos” o scabs) ingresaran a la planta. En el intento de protegerlos de los ataques de los sindicalistas, la policía se enfrascó en un tiroteo y tres personas murieron. 

La reacción no se hizo esperar. August Spies, líder anarquista reconocido por sus discursos violentos, distribuyó volantes convocando a una “protesta” masiva en la Plaza Haymarket de Chicago, titulada “¡Venganza! ¡Trabajadores a las armas!” donde además escribió que “mataron a esos miserables porque ellos, como tú, tuvieron el coraje de desobedecer la voluntad suprema de sus patrones. Los mataron para mostrarles los ´Ciudadanos Americanos Libres´que debéis ser, satisfechos con lo que tus patronos condescienden a permitiros, o seréis asesinado. Si sois hombres, si sois los hijos de grandes hombres que han sacrificado sangre para liberaros, entonces os levantarás en tu poder, Hércules, y destruiras al monstruo horroroso que busca destruiros. Os llamamos a las armas, a las armas.” 

El 4 de mayo, organizaciones sindicales y anarquistas se aglomeraron en Haymarket. Alguien lanzó una bomba a una fila de policías que observaba el evento, matando a uno de ellos -Mathias Degan.   La policía reaccionó defensivamente, pero los sublevados sacaron sus pistolas (las que llevaban a una “protesta pacífica”) y dispararon contra los policías. El saldo final fue 60 policías heridos, 8 policías muertos y 4 trabajadores muertos.Posteriormente, ocho de los instigadores de la matanza –incluyendo a Spies- fueron juzgados. Siete fueron sentenciados a muerte, pero debido a apelaciones y conmutación de penas, sólo cuatro fueron colgados. Antes de morir, los condenados entonaron la Marsellesa, en ese entonces un himno del movimiento revolucionario internacional.

La izquierda política, congregada en la Segunda Internacional cuatro años más tarde, decidió inmortalizar a los “mártires” de Chicago instituyendo la celebración del “Día Internacional del Trabajo” el 1 de mayo.  Por supuesto, “mártires” son los anarquistas y marxistas insurrectos, no los policías caídos en la línea del deber. Éstos no merecen un segundo pensamiento.

Con el auge de socialismos de distinta estirpe en el siglo XX, esta celebración se esparció por todo el mundo. El partido Nacional Socialista (Nazi) de Alemania lo convirtió en una celebración oficial anual en 1933. En la Unión Soviética, después de la Revolución de Octubre el 1 de mayo se volvió el feriado oficial más importante, un magno evento en el que participaban todos los oficiales del gobierno quienes saludaban desde el mausoleo de Lenin y presenciaban desfiles a los cuales los trabajadores eran obligados a asistir. En la República Popular de China en este día iniciaba una de tres “Semanas Doradas” y los trabajadores recibían tres días de asueto. (Otra de las deliciosas ironías es que una celebración originada en la lucha por derechos sindicales se adoptara con tanto entusiasmo por gobiernos comunistas que proscribían los sindicatos.)  En Cuba, se “moviliza a millones de hombres y mujeres” en una orquestada manifestación a favor del régimen y en contra de los “enemigos capitalistas.” Muertes y millonarias pérdidas han ocurrido en esta fecha en los países libres, debido a que las manifestaciones – fiel a su origen- tienden a hacerse violentas.

Hoy en día, el 1 de mayo es el día en que la izquierda rinde homenaje a sus vacas sagradas. Abundan camisetas del Che, como lo hace también el color rojo, el amarillo, y los símbolos de aquel grandioso experimento del socialismo, la Unión Soviética. Se protesta contra el “órden mundial”, el capitalismo y se rinde tributo a la “lucha”, refiriéndose al concepto marxista de lucha de clases. No hay que ir muy lejos para identificar el marco conceptual de un día expresamente dedicado a los “trabajadores.” ¿Acaso no todos los adultos saludables del mundo trabajan de una forma u otra? ¿Por qué crear un feriado para celebrar el trabajo y no todas las demás actividades cotidianas de los seres humanos como el sueño, la alimentación, la crianza de los niños? Fácil: porque no se trata de algo tan mundano como el trabajo sino del “proletario”, ese miembro de una subclase de la sociedad que en la concepción marxista del mundo necesita organizarse para defenestrar a sus “patronos.”

En la cosmovisión izquierdista, la lucha es indispensable. El mundo para ellos es uno de perdedores y ganadores; es un juego suma-cero donde el conflicto es inevitable, porque para que los que no tienen tengan, los que tienen deben dejar de tener, y viceversa. Como nadie consentirá a ser despojado, entonces la lucha se vuelve el mecanismo inexorable para el progreso de las clases populares. No hay moral que se interponga en el camino de la justa lucha proletaria. ¡La lucha proletaria es, en sí, el mayor bien moral! Unos cuantos policías muertos, reescribir la historia, un feriadito, unos carritos quemados. ¿Qué importan para la marcha de la historia?Dia del Trabajo en El Salvador

Anuncios

Written by craguilar

mayo 1, 2009 a 8:28 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: