Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

Más Perdido que el Hijo de la Llorona

with 2 comments

Para quienes soñaban con que Rafael Espada era algo así como la conciencia de este gobierno, un hombre íntegro dispuesto a enfrentarse a la mafia que le rodea, las últimas declaraciones del vicepresidente deberían ser una alarma-despertador. Debe llegarse a la conclusión de que Espada es una de dos cosas, o un imbécil que carece de la más elemental brújula moral; o un sinvergüenza de la misma calaña que el presidente y la Primera Dama.

Tome, por ejemplo, su respuesta a un entrevistador de Siglo Veintiuno que le preguntó sobre las implicaciones morales de que financistas de la campaña de Colom estén beneficiándose con contratos del Estado:

“Yo sí preferiría que no fuera nadie del Gobierno, por eso yo no estoy metido en ningún negocio y el día que me ofrezcan uno no le entraría porque primero no sé nada de negocios e indirectamente me sentiría mal.”

Así que Espada “no le entraría” a un negocito que le ofrezcan del gobierno porque es médico y no administrador de empresas, así que no está en la posición idónea para sacarle ventaja. Bajo la misma lógica, si le preguntaran sobre la moralidad de asesinar a enemigos del régimen, respondería que personalmente no lo haría porque no sabe nada de armas. ¡Vaya criterio!

Cuando el entrevistador insistió en conseguir su opinión sobre este dilema ético, respondió con estas perlas de sabiduría:

“Yo creo que sí es ético mientras no haya nada incorrecto. Si hay algo incorrecto, sí sería tremendamente amoral.”

Verá usted, si le cayó agua estará mojado, pero si no, estará seco. ¿Cómo es posible que el Lic. Rosenberg confiara en este Cantinflas para dirigir un movimiento en contra de la corrupción? No lo sé, pero nosotros no deberíamos cometer el mismo error de juicio. Ya sea por imbécil o por corrupto, Rafael Espada es parte del problema y no de la solución.

Anuncios

Written by craguilar

junio 2, 2009 a 10:02 am

Publicado en Política

Tagged with , , ,

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Desde el momento k este personaje aceptó trabajar en la campaña de Colom, Sra, y Cía. No auguraba nada bueno… Todos estaban confundidos con su decisión después de tener una fama impecable y de altura. Sin embargo con solo el hecho de aceptarlo 2 años antes ya lo hacía un cómplice. Y si por razones y no razones él no se había dado cuenta de la calaña del k apoyaba, dos años más tarde solo un tonto no se daría cuanta. Yo opino que el que calla otorga. Y es culpable ya, ya sea por imbécil, por cobarde, por cómplice, o por corrupto.

    Mery

    junio 2, 2009 at 10:49 am

  2. que se ponga a operar corazones, allí si de verdad la hacía. No creo que sea corrupto o complice… debe ser lo otro…..

    mario

    junio 2, 2009 at 4:19 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: