Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

El Falso Profeta

with 4 comments

Suficiente tiempo ha pasado desde su inauguración para admitir que Barack Obama no es el mesías que el mundo esperaba.

Se esperaba que pusiera fin a las guerras en Irak y Afganistán, pero a la causa del pacifismo sólo abundante retórica ha aportado. En Irak prometió una retirada de tropas casi en el mismo cronograma que George W. Bush había propuesto implícitamente. En Afganistán ha incrementado el número de tropas, con un objetivo aún más difuso que cuando su predecesor estaba a cargo porque este nuevo presidente ni siquiera se atreve a llamar al terrorismo islámico por su nombre. Hoy, más que nunca, este conflicto amenaza con empantanarse al estilo Vietnam.

Iran persigue sus ambiciones nucleares con absoluta impunidad. Ahmadinejad pregona con más insistencia y plausibilidad la destrucción de Israel. Corea del Norte realiza más pruebas nucleares y dispara más misiles, aterrorizando a los aliados estadounidenses en esa región – Japón y Corea del Sur. Obama responde con obsequiosos discursos.

Arrojó cantidades astronómicas de dinero a un proyecto de rescate de la economía que sepultará a las futuras generaciones bajo montañas de deuda, además de que estafará a los acreedores de bonos estadounidenses por la inflación que ciertamente provocará. Lo hizo bajo el argumento de que con dicha medida el desempleo en su país no excedería el 8%. Hoy este indicador se sitúa por encima del 9.4%

Dispuso medidas para incrementar los impuestos de las empresas multinacionales basadas en los Estados Unidos, obligando a Microsoft a declarar que tendría que abandonar al país para mantenerse competitivo. Nacionalizó aseguradoras, bancos y empresas automotrices, y se dispone a nacionalizar al envidiable sistema de salud estadounidense. En la nueva GM (Government Motors) el CEO designado por Obama determinará dónde, cómo y cuáles carros fabricará. El único problema es que el flamante ejecutivo ex- AT&T reconoce que “no sabe nada” sobre autos.

En su afán politiquero por afianzar el voto “hispano” (ridícula etiqueta gringa para cualquiera que tenga a algún latino dentro de veinte grados de consanguinidad), nominó a la Corte Suprema a una mujer racista que dijo que “una mujer latina sabia llegaría a mejores decisiones que un hombre blanco.”  Esta “hispana” oriunda de Nueva York asegura que le costó aprender inglés porque en su nativo castellano “no hay adjetivos”, lo cual refuerza mi vieja creencia de que para los Nuyorriqueños como Jennifer Lopez ningún idioma es nativo.

A este autoproclamando mesías que sanaría al mundo y bajaría los niveles de los océanos le quedó grande el tacuche. Sus perritos falderos en los medios siguen vendiendo esta farsa como lo hicieron durante la campaña y lo comparan con líderes que transformaron al mundo, como FDR y Ronald Reagan. Con éste último comparan sus admirables destrezas retóricas, y, ciertamente, tanto Reagan como Obama supieron expresarse bien. Pero mientras el primero usó su talento para iluminar grandes verdades (“no fui un Gran Comunicador pero comuniqué Grandes Cosas”), el segundo lo usa para ocultarlas detrás de su propio mito personal. Reagan habló sobre la libertad, el mercado, y el poder benefactor del individuo, mientras que Obama sólo habla sobre sí mismo. De esta forma, supone, el pueblo estará tan enamorado de él que no se molestará cuando le quite las libertades que hicieron de los Estados Unidos el país más prospero sobre la faz de la Tierra.

Anuncios

Written by craguilar

junio 10, 2009 a 9:02 pm

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Lástima k los estadounidenses tienen esta su “religión” con los politicos!
    Recuerdo que cuando Obama dió su discurso de triunfo la gente lloraba y lloraba… lo veían hablar y lloraban más… impresionante… me parece. Se enamoran de un personaje de los simbolos, pero se les olvidan de la escencia y del xq? del xq en principio se necesita un presidente? cuáles son sus responsabilidad el xq se elige entre Juan y Pedro… cuál es el mejor calificado para llevar a la nación a donde se desea… la visión … eso ESO es lo k se ha perdido….

    Mery

    junio 11, 2009 at 2:15 pm

  2. Qué pena que la religión se mezcle así en las decicionses de Estado.

    chapintocables

    junio 11, 2009 at 2:26 pm

  3. Reagan transformó al mundo en un charco de sangre, preguntenle a los salvadoreños.

    No se porqué leo este blog de ultraderecha.

    m

    junio 11, 2009 at 3:00 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: