Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

El Mito de los “Sectores”

with 2 comments

Una de las evidencias más notorias del dominio que la izquierda tiene sobre la docencia, especialmente en el área de las ciencias sociales, es la popularidad del análisis sectorial de la sociedad. No pasa un día sin que sea lea un artículo o se escuche una entrevista en la radio donde algún analista mencione que tal “sector” quiere esto o aquello.

La palabrita surge otra vez en una perorata de la novelista Rigoberta Menchú donde opina que “el sector económico” fragua un golpe de Estado en contra del presidente Colom. Como era de esperar, no ofrece ni una onza de evidencia para apoyar su acusación.

De hecho, bajo cualquier escenario es imposible demostrar tal acusación porque los sectores sociales no existen, al menos no fuera de los marcos conceptuales que los marxistas inventaron para sustentar su materialismo histórico. Un sector no puede ser culpable de nada porque carece de intereses, intenciones o voluntad propia. Menchú podría, si no fuera una farsante, demostrar que la junta directiva del CACIF se puso de acuerdo para deponer al presidente. Podría hacerlo, por ejemplo, citando grabaciones, correspondencia o minutas donde hayan quedado registradas las intenciones golpistas de estas personas. Pero aunque lo hiciera, no se acercaría a demostrar que el “sector económico” es cómplice de dichos planes porque lo que es verdadero para algunos elementos no lo es necesariamente para el conjunto.

Complica el asunto el que use una terminología tan torpe. ¿Qué es el “sector económico”? ¿Son todos los guatemaltecos que participan de la actividad económica? ¿Empresarios o empleados? ¿Productores o consumidores? ¿Acaso no son casi todas las personas adultas tanto productores como consumidores, ya que no se puede consumir sin producir? 

Esta última pregunta nos da la única guía para una clasificación teórica de la sociedad, porque efectivamente hay un grupo de personas que consumen sin producir. Para fines de justicia, no existen sectores sino solo individuos. Pero es útil analizar la sociedad en términos de sectores que por efecto del diseño humano producen incentivos dispares; a saber, el sector privado y el sector público, o como Henry Hazlitt los bautizó: el sector voluntario y el sector coercitivo.

Menchú nunca se atrevería a decir que porque un burócrata es corrupto todo el sector público es corrupto. ¿Por qué entonces sí está dispuesta a hacer esta generalización para el “sector económico”? No queda duda que su infundada acusación demuestra su predilección por el sector coercitivo de la sociedad a menoscabo del sector voluntario el cual ella, por razones ideológicas, mira con recelo.

Anuncios

Written by craguilar

julio 14, 2009 a 5:29 pm

Publicado en Política

Tagged with , , , ,

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Menchú está fuertemente ligada al “sector económico” transnacional, exactamente las multinacionales farmacéuticas. De igual forma está ligada al “sector político empresarial” por medio de Nineth Montenegro.

    Menchú carece de cualquier autoridad moral para denunciar

    chapintocables

    julio 15, 2009 at 9:40 am

  2. […] donde gustan de palabras como deconstrucción y estructuralismo y les encanta hablar de sectores, disfrazando el activismo político bajo el manto […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: