Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

Legislación Estéril

leave a comment »

“Entre un pueblo generalmente corrupto la libertad no puede existir por mucho tiempo.” Edmund Burke entendía bien los límites de la democracia. Pero la generación latinoamericana que sucedió a las dictaduras militares no lo entiende, por eso confunde los fines con los medios, y pone a un simple método para tomar decisiones políticas -la democracia- en el altar que le corresponde a la libertad y la justicia.

Lo que nos enseña la historia es que es muy posible tener una democracia sin tener libertad ni justicia. Es posible tener un gobierno representativo y simultáneamente irresponsable. Es posible, además, participar con la mayoría en la imposición de una tiranía de la mediocridad que ofusque cualquier posibilidad de desarrollo.

Lo que distingue a las democracias exitosas de las fracasadas es la capacidad que tienen los ciudadanos de gobernarse a sí mismos. La escritora feminista, congresista y embajadora Clare Booth Luce explicó:

“Toda la historia testifica el hecho de que no puede haber virtud pública sin moralidad privada. No puede haber buen gobierno sin una buena sociedad. Y no puede haber una buena sociedad a menos que la mayoría de individuos en ella estén por lo menos tratando de ser buenas personas. Esto es especialmente cierto en una democracia, donde los líderes y representantes son escogidos del pueblo, por el pueblo. El carácter de un gobierno democrático nunca será mejor que el carácter de las personas que gobierna.”

No podemos esperar conformar un gobierno de personas éticas si la sociedad de la que proceden está integrada es su mayoría por gente corrupta. La gente corrupta elige gente corrupta. La corrupción misma es un atributo atractivo o deseable entre gente corrupta. El líder de los reos es aquel que entre todos los reos es el mejor asesino o ladrón.

Desde esta perspectiva es muy fácil comprender el consumado fracaso de las Comisiones de Postulación y predecir el fracaso de otros intentos de parte de minorías educadas y éticas por establecer leyes que “compongan” a Guatemala.  Podemos diseñar, legalmente, un país moderno y exitoso, pero si sigue siendo habitado mayoritariamente por personas ignorantes y/o inescrupulosas no servirá de nada; seguirá siendo un estado fallido. Sería como poner a un ciego a manejar un Ferrari o, más precisamente, enviar a todos los guatemaltecos a vivir a Suiza (en poco tiempo, harían de éste un país pobre y violento.)

Anuncios

Written by craguilar

octubre 2, 2009 a 8:04 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: