Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

Limosneros con Garrote

leave a comment »

¿Que opinaría usted si yo exigiera reunirme con el presidente para que le quite el trabajo a mis vecinos y me entregue sus tierras? Seguramente pensaría que estoy loco. Pues esto es precisamente lo que pretenden los revoltosos que sitiaron la ciudad el 12 de octubre, y que hoy son recompensados con una reunión a puerta cerrada con el presidente.

Sólo Dios sabe qué se puede conversar con gente que dice que los “bienes naturales” del “subsuelo” emiten “energías” que pertenecen a los “mayas.” ¿Cómo es posible convencer a estas personas de que los recursos sólo pueden servirles si son explotados, en la medida que generen riqueza y empleo? ¿Tiene Álvaro Colom acceso a la tecnología que les demuestre que las energías mayas son utilitariamente inferiores al beneficio económico de las empresas mineras, hidroeléctricas, etc.? Es como poner a un oncólogo a discutir con un curandero sobre la mejor forma de tratar el cáncer.

Para aspirar a tener una discusión civilizada con alguien debe suponerse primero que esa persona es civilizada. Y para serlo, en primer lugar, debe haber buscado la discusión por medios pacíficos. Bloquearle el paso a personas que necesitan ir a trabajar, a estudiar o al médico es un medio decididamente violento, como lo es destruir los vehículos de otras personas con palos y piedras. Además, para que una negociación prospere debe partirse de ciertos principios compartidos. Por ejemplo, el respeto a la propiedad y al derecho que los demás tienen de ganarse la vida honradamente. Pero los revoltosos no comparten estos principios, como lo evidencian tanto en sus tácticas como en sus demandas.

Como opina Ramón Parellada, estas personas, en su mayoría ignorantes de los motivos reales detrás de su movimiento, protestan contra oportunidades para mejorar su nivel de vida.

 Ellos afirmaban que luchaban por el derecho universal a la alimentación y otros similares y rechazaban la minería y las hidroeléctricas en el país así como la instalación de la Cementera en San Juan Sacatepéquez. Es una contradicción porque estos proyectos se suman a la creación de oportunidades que tanta falta nos hace para que la gente pueda mejorar su nivel de vida a través de más y mejores empleos directos e indirectos.

Quizá minas y cementeras no sean las industrias de mayor valor agregado, pero es lo único que está dispuesto a instalarse en esta tierra que no tiene más que ofrecer que la tierra misma. Quisiéramos que vinieran a instalarse empresas como Intel, Google o Hyundai, por hablar de algunas que requieren de mano de obra educada, pero los enardecidos y su progenie sólo sirven para protestar. Lamentablemente, mientras ni siquiera podamos garantizarle seguridad jurídica a empresas de recursos naturales, jamás tendremos la oportunidad de aprender los hábitos y destrezas que se requieren para atraer a las empresas de alta tecnología.

El desarrollo de las naciones es un proceso que pasa por etapas. Las susceptibilidades ambientalistas suelen aparecer cuando en la sociedad ya existen suficientes recursos, conocimiento y experiencia para dedicarse a actividades de bajo impacto ambiental. El problema es que en Guatemala se han importado estas susceptibilidades, con trasfondo ideológico, sin que el país tenga la capacidad de adoptarlas.

Los revoltosos están tranquilos con el dinero que reciben de sus oscuros patrocinadores, y no se preocupan por consultarle a sus vecinos cómo podrán poner comida en sus mesas si desaparecen los 11 proyectos que adversan. No ofrecen soluciones al problema de la extrema pobreza que aflige a sus comunidades, más allá de las exigencias de tierras y dádivas del gobierno. Aparentemente no se les ocurre que si el gobierno tiene para repartir es sólo porque existen empresas privadas pagando impuestos. 

El gobierno debe rechazar el chantaje de los revoltosos, y las comunidades mismas deben alzarse en contra de sus supuestos líderes que las mantienen secuestradas y empobrecidas.

Anuncios

Written by craguilar

octubre 15, 2009 a 3:36 pm

Publicado en Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: