Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

Una Pésima Idea

with one comment

La “Reforma Fiscal” que promueve Álvaro Colom no es más que un vulgar incremento de tasas, afectando principalmente a esa minoría que en Guatemala integra la economía formal y paga impuestos. Digo “principalmente” porque cuando se perjudica la economía –como este paquetazo ciertamente lo hará si pasa– todos salen perjudicados, desde el oficinista de la capital hasta el campesino de Huehuetenango que encontrará menos demanda para sus cultivos. A quienes instaron al presidente a enfatizar el combate al contrabando y la informalidad, a la ampliación de la base tributaria, la eficiencia y transparencia en el gasto, Colom procedió a sacarles el proverbial dedo.

Mientras con una mano intenta extraer más recursos del agonizante sector productivo, con la otra tapa los negocios millonarios acuerpados por Cohesión Social. Esta no es forma de gobernar.

Hasta la persona con la más elemental formación económica sabe que no debe incrementarse impuestos en un período de recesión. Se desincentiva el ahorro, la inversión y el consumo –justamente las cosas que necesitamos estimular. Mientras en los Estados Unidos un presidente Demócrata hace reducciones de impuestos a la clase media, Álvaro Colom pretende incrementarlos con una medida que desafía toda lógica. Además quiere duplicar el ISO (Impuesto de Solidaridad, oxímoron), que bien debería llamarse Impuesto para el Cierre de Empresas, porque esto es exactamente lo que logra un impuesto que grava activos o ventas netas, independientemente de si las empresas ganan o pierden dinero.

Por si fuera poco, hay un impuesto dirigido a los pobres, que es el impuesto a la telefonía celular. Hoy en día, todos tienen celular en Guatemala y son los pobres quienes destinan un mayor porcentaje de su ingreso al pago de este medio de comunicación. Serán ellos los más perjudicados. ¿Es esto solidaridad?

Ahora se supone que debemos confiar en que el Congreso pondrá freno a esta abominación. ¿De veras? ¿A este Congreso donde los diputados se reparten obras con la misma desfachatez con la que se reparten pescozadas? No cuenten con ello. Lo más probable es que en este país de los eternos sinsentidos se le de a los politiqueros lo que quieren -su dinero para dilapidar. No hay cultura que lo impida.

Anuncios

Written by craguilar

noviembre 24, 2009 a 10:11 am

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Bueno, Colom dijo que era un gobierno de los pobres el suyo… y tiene razón, se ha esforzado en crear cada vez más pobres.

    Gary

    noviembre 24, 2009 at 4:32 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: