Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

Sandra de Colom saca los dientes

leave a comment »

Cuando ocurrieron las protestas por el caso Rosenberg, la Primera Dama las desestimó como el berrinche de un par de “bien vestidos” que “pueden pagar una universidad privada”, lo cual me extrañó, no solo porque sería la primera vez que el buen vestir y la buena educación son usados como acusaciones, sino porque no entendía qué relevancia tenían para el asesinato en cuestión. ¿Quería decir que a los andrajosos no les importa el asesinato? ¿Hay algo que se aprende en las universidades públicas que lo hace a uno inmune a la inseguridad?

Además, es notoria la hipocresía -me consta que la señora mete a sus hijos a universidades privadas. Ciertamente sus sobrinas pueden pagarlas ahora gracias a sus múltiples comisiones de las municipalidades, cortesía de los contribuyentes.

Ayer, otra vez atacó a la oposición en estos  términos. Según ella, quienes se oponen al paquetazo “siempre quieren al pobre con la bota en el cuello, y lo repito, son ellos, los más poderosos, y un grupo de diputados de oposición en el Congreso los que han atacado los programas como Mi Familia Progresa, tratando de desprestigiarlo y pretendiendo afirmar que violenta la Constitución sólo para complacer los caprichos de quienes ellos representan.” Los empresarios son “los que se aprovechan de los pobres, los responsables de hundir en la miseria a nuestro pueblo.”

La diatriba me dejó las cosas más claras. Sandra de Colom es una política inexperta que ha encontrado en “los ricos” el mecanismo de defensa para todos y cualquier ataque lanzado en contra de su gestión. Así como Hugo Chávez distrae a los venezolanos de su situación degenerativa con constantes denuncias a conspiraciones magnicidas orquestadas por los Estados Unidos, de Colom bajo presión cae irreflexivamente en acusar a los “ricos” de integrar un “poder oculto” que tiene como fin mantener a los pobres “con la bota en el cuello.” Sin duda esta reacción halla su génesis en los resentimientos psicológicos de una mujer con frustradas ambiciones sociales y financieras, pero también tiene un astuto trasfondo estratégico de quien sabe que, en el Tercer Mundo, el discurso de lucha de clases todavía acarrea agua.

Habiendo dicho esto, no he visto que las izquierdas exitosas del continente, pasando por Lula, Bachelet y hasta Mauricio Funes, usen una versión tan vulgar del discurso confrontativo para ganarse apoyo. Hay algo de patada de ahogado en la actitud de Sandra. Quemar puentes, tan temprano en el partido, es una apuesta que huele a desesperación. Quizá las encuestas internas le están diciendo que tiene que hacer algo radical, rápido, para salvar su pellejo político. Sólo hasta las elecciones sabremos si esto es cierto, y si la apuesta funciona.

Anuncios

Written by craguilar

diciembre 6, 2009 a 4:29 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: