Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

¿Que tiene de malo la ideología?

with one comment

Asediada por preguntas sobre la futura relación de su gobierno con Hugo Chávez, la presidente electa de Costa Rica, Laura Chinchilla, expresó salomónicamente:  “Que lo que defina nuestras relaciones con todos los gobiernos latinoamericanos, en el futuro, sea menos la ideología y más la necesidad de articular esfuerzos para ayudar a las causas que hoy están clamando nuestros pueblos.”

Este repudio a la ideología también ha sido expresado por Barack Obama, quien aspira a ser un presidente “post ideológico” guiado únicamente por los hechos y las circunstancias. Encuentro por todos lados, incluyendo en el jurásico circo político de Guatemala, este curioso fenómeno – políticos denunciando las posiciones ideológicas de sus contrarios y asumiendo para sí una posición presuntamente fundamentada en el pragmatismo.

El problema es que, lo querramos o no, alguna ideología siempre permea nuestras decisiones. Todos queremos decir que no somos ideológicos, en el sentido de que nuestra mente no es prisionera de prejuicios sino servidora de la ciencia y la verdad, y que son los demás (quienes están en desacuerdo con nosotros) que están cegados por su ideología. Pero al fin y al cabo, todos analizamos la realidad desde un conjunto de valores subjetivos que, en conjunto, contituyen una ideología.

Hasta el más pragmático prioriza sus acciones conforme a algun criterio ideológico. Por ejemplo, Barack Obama, al establecer como meta primordial de su gobierno el proveer de seguro médico a todos los estadounidenses, está demostrando claramente sus preferencias ideológicas. Aun si sus medios para lograrlo se basaran en el pragmatismo (let’s do what works), el hecho de que haya escogido la salud y no la defensa nacional o la exploración espacial como el eje central de su gobierno refleja un conjunto específico de preferencias que no son necesariamente universales. De lo contrario, su proyecto de salubridad tendría el apoyo de la población, el cual carece.

Y, en todo caso, ¿qué tiene de malo la ideología? La denunciaron los fascistas –grandes creyentes en la acción- que detestaban las restricciones éticas impuestas por el Clasicismo. ¿Cuál fue el resultado del pragmatismo fascista? Sin ir tan lejos, para ver los límites que impone el pragmatismo basta con ver la política en Guatemala, un desierto de principios donde lo único que vale es el lucro tribal. Una ideología es un conjunto coherente y consistente de creencias que ordenan la acción hacia algún fin; por ejemplo, la libertad. Hay ideologías malas, por supuesto, pero no son malas por ser ideológicas sino porque están basadas en malas ideas.

Anuncios

Written by craguilar

febrero 8, 2010 a 8:58 pm

Publicado en Política

Tagged with ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Una ideología es un “Conjunto de ideas fundamentales que caracterizan el pensamiento de una persona, una colectividad, una doctrina o una época”.

    Si notas, estas ideas son un conjunto y por lo tanto deben ser consistentes y no contradictorias unas con otras para que la misma sea correcta. Pero el que una ideología sea correcta, no la hace ser buena. Para que una ideología sea correcta y buena a la vez es necesario que la misma sea consistente con el código de valores de quienes la viven y practican.

    Así, la ideología nazi es correcta y según el código de valores de sus seguidores era moral y buena. Para el resto del mundo esto no era así y, quienes creemos que la Vida es la medida por la cual establecemos nuestro código moral, la criticamos ferreamente. Al igual, quienes creemos que la Vida es el valor más alto y la medida de nuestras decisiones, también rechazamos la ideología marxista, el polilogismo, el historicismo, el positivismo y una larga lista de Ideas famosas y otras no tanto.

    Más malo que tener una ideología es ser pragmático y pensar que esta postura ideológica permite la convivencia y armonía en sociedad. El pragmatismo es una postura filosófica que permite establecer como medida la utilidad y el valor práctico de las cosas Y DE LA GENTE. Me atrevería a especular que es gracias a los pragmaticos que muchos más seres humanos han muerto y morirán en un futuro, de los que han muerto por causa de una ideología firme.

    Saludos,

    condottiero

    febrero 9, 2010 at 10:26 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: