Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

La Torcida Lógica de Colom

with one comment

No hay duda de que algo esconde. ¿De qué otra forma explicar la necedad en no entregar los datos de los beneficiarios de Mi Familia Progresa? El camino de obstrucción seguido por Colom y su lacayo Argueta no tiene precedentes en la era democrática de Guatemala. Códigos y números de cédula repetidos –detectados en pequeñas muestras del universo de beneficiarios– demuestran que tras la fachada de “solidaridad” hay un pantano de corrupción como no se ha visto en el país desde el tiempo de Alfonso Portillo, o quizá nunca.

Ahora el presidente se enoja con quienes buscan destapar sus fechorías, declarando airadamente que si lo obligan a revelar la identidad de los beneficiarios va a publicar la identidad de “evasores de impuestos.” Esto me ha dejado perplejo. No sé que pretende Colom con este contraste –si denunciar una doble moral de parte de sus acusadores o simplemente asustar con el petate del muerto en un desesperado último intento por salvar el pellejo político de su mujer.

Si es lo primero (denunciar una doble moral), entonces Colom realmente cree que somos estúpidos. El objetivo de publicar los datos de Mifapro es fiscalizar el gasto público, no avergonzar a los beneficiarios. Lo que se pretende es determinar si el gobierno realmente le está entregando el dinero a quienes dice que lo entrega y por las razones que dice entregarlo. ¿Acaso el gobierno también decide quienes evaden impuestos? Por supuesto que no, así que no cumple ningún propósito de fiscalización el publicar los datos de quienes cometen estos delitos y ya enfrentan procesos judiciales. Aunque yo no tengo problema alguno con que se publiquen también las identidades de los evasores –como de hecho ya se hace-, debe reconocerse que esto no tiene nada que ver con lo que anima la auditoria de Mifapro, y el presidente lo sabe.

Ahora bien, si su lógica es que amenazando a los contribuyentes con que publicará su situación económica logrará que estos desistan cobardemente de buscar transparencia en el uso de sus tributos, entonces más urgente aún es la necesidad de develarlo. La Constitución es clara en que el gobierno debe rendir cuentas completas del uso de fondos públicos y la CSJ ha validado esta interpretación, no obstante los interminables recursos interpuestos por el regimen. Así que Colom puede rabiar sobre las virtudes de la opacidad y el secretismo hasta que le estalle una vena en la frente; quienes sostenemos al Estado con nuestro trabajo no vamos a renunciar a nuestro derecho a la transparencia.

Hay quienes, como Nineth Montenegro, que creen que el espíritu de Cohesión Social y Mi Familia Progresa es bueno pero que debe administrarse con demostrable probidad. Hay otros que creen que estos programas subvierten la autonomía e iniciativa individuales que son sine qua non para el desarrollo, y que conducen inexorablemente al clientelismo parasitario. Considérenme parte del segundo grupo. No obstante, aplaudo los esfuerzos de Nineth por reclamar al menos la verdad. Merecemos saber a donde van a parar los miles de millones que podrían usarse en contratar policías o abastecer de combustible a las radiopatrullas.

Anuncios

Written by craguilar

febrero 14, 2010 a 11:02 am

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Felicitaciones por tan honesta y clara lógica. ¡Adelante!

    Rodolfo Rivera Sandoval

    febrero 24, 2010 at 8:34 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: