Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

Gobierno de la Alcahuetería

with one comment

Defendiendo el último papelón, el enésimo ministro de Gobernación de la administración Colom-Torres –cuyo nombre no menciono porque es tan irrelevante como el de su antecesor y el del monigote que en un par de meses lo suceda- se manifestó satisfecho porque en el canje que hicieron con los reos no se derramó “ni una gota de sangre.”

He allí la triste filosofía de las víctimas de la historia.  Hasta las grandes potencias han tenido, en el ocaso de su grandeza, gobernantes dispuestos a intercambiar la justicia y la libertad por una dosis efímera de seguridad. Tenemos a Chamberlain, por ejemplo, pactando con Hitler en 1938. El primer ministro pensaba que, haciendo concesiones, lograría satisfacer el apetito despótico del canciller alemán sin poner a Gran Bretaña sobre su mesa. Gran error.

Que quede claro que no estoy poniendo a Chamberlain en la misma categoría que Colom. Las profundidades de mediocridad a las que nos hemos aclimatado los guatemaltecos son intolerables para los británicos, quienes en las elecciones de 1940 sustituyeron al susodicho con Churchill. Mi punto es simplemente que ceder ante la maldad alienta más maldad. Si no el mismo día, ciertamente en el futuro. Lección aprendida por nuestros vecinos sudamericanos, como es el caso de Uribe que vence a las FARC combatiéndolos con toda la fuerza militar a su disposición, no cediendo cobardemente a sus demandas. ¿Qué habría sido de Perú si, en vez de Fujimori, hubiera tenido a un Álvaro Colom para darle todo lo que querían a los terroristas que tomaron la embajada de Japón?

Que el ministro de Gobernación afirme que su “solución” implica que no se derrame ni una gota de sangre, en un país donde 15 mueren asesinados cada día — en parte gracias a las acciones de los reclusos del sistema penitenciario-, es evidencia de que este gobierno es peor que simplemente incompetente. Es criminalmente negligente. Existe una buena razón por la que los 43 reclusos serían trasladados a la cárcel de alta seguridad Fraijanes II. Es la misma razón por la que éstos incitaron a toda su organización criminal para que no se llevara a cabo. No es precisamente porque fueran a extrañar la linda vista o la gastronomía del Preventivo de la Zona 18. Tanto reos como carceleros saben perfectamente que desde la nueva cárcel se limitaría su capacidad para extorsionar y mandar a matar a la gente trabajadora y decente de este país. Así que los primeros se amotinaron y los segundos se doblegaron, convirtiéndose en ese instante en cómplices de los crímenes que sean ordenados desde el Preventivo de la Zona 18.

Anuncios

Written by craguilar

abril 27, 2010 a 7:33 pm

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. De tal para cual. El arriero débil busca becerros mansos, que fácilmente obedecen. De lo contrario rápidamente se desespera. Y recordemos que el Presidente Colom posee, a su vez, poderosos arrieros… que ya están viejos y cansados.
    Difícilmente cambiará ésta situación mientras la mayor parte de la ciudadanía no posee ni siquiera educación primaria.

    Rodolfo Rivera Sandoval

    abril 30, 2010 at 4:08 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: