Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

El Culto a la Juventud

leave a comment »

No pasa una temporada electoral sin que cada uno de los candidatos se declare “el candidato de la juventud.” Todos prometen que a través de ellos los jóvenes finalmente tendrán un lugar en la mesa, un gobierno que los represente, que defienda sus puntos de vista y sus intereses. Los “jóvenes”, a su vez, exclaman que “éste es su tiempo” para tomar las riendas del país. Una de las mayores críticas en contra de Proreforma fue que proponía un Senado integrado exclusivamente por personas mayores. Y me acabo de enterar que este día inicia el “Año de la Juventud.”

Todo esto me parece de lo más extraño. En primer lugar, ¿qué es tan extraordinario de ser joven? La juventud es la cosa más corriente que existe. Si de algo pueden alardear todos los seres humanos que viven y han vivido es que son o fueron jóvenes alguna vez. Para ser jóven solo se necesita nacer; es para llegar a viejo que se requiere un poco de habilidad y suerte.

Es por su universalidad que la juventud es inútil como norte político. Hay tanta variedad ideológica en la juventud como en la vejez, no obstante el dicho si no eres socialista antes de los 30 no tienes corazón; si lo sigues siendo después, no tienes cerebro. Sin contar con una encuesta a la mano, apostaría que la proporción socialista-capitalista entre los jóvenes es idéntica a la proporción entre los viejos, lo cual es lógico porque las personas tienden a conservar las ideas políticas de sus años formativos.

Así que no hay tal cosa como “el interés” de los jóvenes. Un joven socialista no será mejor representado en el Congreso por un joven capitalista, sino que preferirá (con razón) a un viejo socialista que crea las mismas tonteras que él. Supongo que es el mismo vicio intelectual de la política de la identidad que exige que sean diputadas las que representen a todas las mujeres en la sociedad, como si el género por sí solo confiriera representatividad. En el caso de la juventud es todavía más abyecta la confusión, porque aunque no todos los diputados pueden decir que fueron mujeres (sólo los transexuales), todos, absolutamente todos los diputados pueden argumentar que fueron mozos y que por lo tanto entienden y representan a la juventud.

Por otro lado, lo que para ningún otro propósito califica a una persona para ejercer determinado cargo, en el ámbito político de repente se vuelve una gran ventaja. La juventud es inexperiencia. Si a usted le fueran a hacer un transplante de riñón, ¿preferiría que lo operara el advenedizo recién salido de la facultad o el médico veterano? Si va en un avión en medio de una tormenta, ¿le consolaría pensar en que el piloto es un veinteañero con más horas en el simulador que en un avión real? Por supuesto que no. Querría que su piloto fuera como Chesley “Sully” Sullenberger, el piloto de 58 años que salvó la vida de 155 personas el 15 de enero del 2009 cuando aterrizó un avión sin motores en el río Hudson. Esta proeza de la aviación no habría sido posible sin la experiencia que solo los años conceden. Sully lo resumió perfectamente a la CBS:

Una forma de ver esto es que durante 42 años estuve haciendo depósitos pequeños y regulares en este banco de la experiencia: educación y entrenamiento. Y el 15 de enero el saldo era suficiente para que yo pudiera hacer un retiro muy grande. 

Por alguna razón esta verdad de sentido común se pierde cuando hablamos de política, como si la experiencia fuese irrelevante cuando de dirigir el rumbo de una nación se trata, como si el estadista fuese sólo idealismo y energía.

Con todo esto no quiero decir que no haya jóvenes capaces para ejercer cargos de responsabilidad política. Tampoco quiero decir que los dinosaurios corruptos que actualmente ocupan el poder merezcan, por su edad, alguna consideración especial. El punto es denunciar la veneración de la supuesta sabiduría monolítica de los jovenes, la cual no existe.

Anuncios

Written by craguilar

agosto 12, 2010 a 5:27 pm

Publicado en Uncategorized

Tagged with , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: