Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

Smith, Keynes y Hombres de Paja

with one comment

Jaime Barrios escribió otra virulenta columna atacando al liberalismo, o más bien atacando a sus proponentes. Hay críticas inteligentes al liberalismo, pero la de Barrios no está entre ellas. Su modus operandi consiste en erigir hombres de paja “neoliberales” —caricaturas del verdadero pensamiento liberal— para derribarlos con falacias ad verecundiam y ad hominem.

En el ejemplo más reciente escribió un 2 x 1 (una falacia contenida en otra falacia) citando al polémico economista Joseph Stiglitz haciendo una impugnación de los motivos de los liberales (“el fundamentalismo de mercado neoliberal siempre ha sido una doctrina política que sirve a determinados intereses.”) Según Barrios, citar a un premio Nobel opinando sin evidencia sobre los incentivos perversos de sus adversarios es lo mismo que argumentarlo.

El problema es que todos pueden jugar el mismo juego: a continuación cito a Kenneth Rogoff, ex director del FMI y profesor de Harvard, en su “Carta Abierta a Joseph Stiglitz”.

Let’s look at Stiglitzian prescriptions for helping a distressed emerging market debtor, the ideas you put forth as superior to existing practice. Governments typically come to the IMF for financial assistance when they are having trouble finding buyers for their debt and when the value of their money is falling. The Stiglitzian prescription is to raise the profile of fiscal deficits, that is, to issue more debt and to print more money. You seem to believe that if a distressed government issues more currency, its citizens will suddenly think it more valuable. You seem to believe that when investors are no longer willing to hold a government’s debt, all that needs to be done is to increase the supply and it will sell like hot cakes. We at the IMF—no, make that we on the Planet Earth—have considerable experience suggesting otherwise. We earthlings have found that when a country in fiscal distress tries to escape by printing more money, inflation rises, often uncontrollably. Uncontrolled inflation strangles growth, hurting the entire populace but especially the indigent.

Usando la misma técnica de Barrios podría acusar a los keynesianos como Stiglitz de estar desenterrando al cadáver de Keynes, como dice que los liberales desentierran el de Adam Smith y Bastiat. Sin embargo, quienes estudian la economía (en vez de sólo polemizar sobre ella) muestran deferencia hacia quienes han contribuido al desarrollo de esta ciencia aún cuando sus ideas hayan sido en cierta medida superadas. El mismo Keynes, por ejemplo, dijo sobre Camino de Servidumbre de Hayek: “en mi opinión es un gran libro… moral y filosóficamente me hallo en virtual acuerdo con su totalidad; y no solo en acuerdo con él, sino en un acuerdo profundamente conmovido.” Barrios, filósofo y antropólogo social de profesión, quizá por la incomprensión de la materia no siente tal deferencia sino la apremiante urgencia de descalificar a quienes no piensan como él.

Hay una clara manifestación de esta incomprensión académica cuando escribe que Adam Smith fue “enterrado en 1790 con sus ideas newtonianas mecanicistas de que la oferta y la demanda eran leyes naturales y eternas y que el mercado se autorregula gracias a una mano invisible.” No sé de un economista que afirme que en 1790 fueron enterradas las ideas del letrado escocés. No sé de un economista, ni entre los marxistas, que niegue la existencia de las leyes de la oferta y la demanda y los mecanismos autorreguladores del mercado. Efectivamente hay muchos que creen que las ideas de Smith eran parciales e insuficientes, pero ninguno entre sus detractores informados las tacharía de “enterradas.” Tampoco hay quien después de leer La Riqueza de las Naciones se lleve la impresión de que Smith argumentó “que el mercado se autorregula gracias a una mano invisible.” En primer lugar, porque Smith no hablaba de una fuerza metafísica sino que hacía una metáfora evidentemente correcta sobre el efecto orientador que el sistema de precios tiene sobre los medios de producción en la sociedad. En segundo lugar, porque ni Smith, ni los economistas a quienes inspiró, propusieron una anarquía de mercado donde no hay lugar para la regulación gubernamental. Sólo en la imaginación de quienes no han leído la obra que se disponen a criticar cabe semejante cosa.

Stiglitz y Barrios (a quienes no pongo en la misma categoría) le harían pensar que el hecho de que haya pobreza en sociedades relativamente libres desmienten al liberalismo. Esto es como decir que los aviones desmienten la teoría de la gravedad. El liberalismo no propone un sistema que erradique a la pobreza, porque reconoce la naturaleza ineluctable de la falibilidad humana. El liberalismo no hace más que describir la acción humana tal como es (no como “debe ser”) y normativamente propone el único marco regulatorio consistente con ella. La historia es absolutamente clara en que los mayores desplazamientos sociales desde la pobreza hacia la prosperidad se han debido a la ampliación del campo de acción voluntario, de sociedades donde prevalece la coacción a aquellas donde prevalece la libertad, de un sistema de privilegios a un sistema de mercado, en todo tiempo y en todo lugar.  Sea en los Estados Unidos, en China o en Latinoamérica, no hay ambiguedad en el registro histórico en cuanto a que la riqueza de las naciones se debe en lo esencial a lo que Adam Smith explicó en 1776. No sorprende que quienes resienten esta realidad por serles ideológicamente dispéptica arremetan con ciega furia en contra de quienes se la muestran.

Anuncios

Written by craguilar

agosto 22, 2010 a 1:46 pm

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Muy clara argumentacion. Felicidades.

    Juan Carlos Carrillo

    septiembre 7, 2010 at 2:49 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: