Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

No a los sindicatos en el sector público

leave a comment »

La controversia política del momento en los Estados Unidos es la propuesta del gobernador de Wisconsin de restringir algunos derechos de los sindicatos públicos. Casualmente en Guatemala hoy se reporta que el sindicato del Tribunal Supremo Electoral busca más prebendas en un nuevo Pacto Colectivo, entre las que están un salario adicional (“Bono 15”), otro bono navideño, vehículos, gasolina y más días libres pagados para actividades sindicales.

Los argumentos que se esgrimen en los Estados Unidos en contra de los sindicatos públicos son igualmente válidos para Guatemala. Hasta un campeón del movimiento laborista norteamericano, como lo fue Franklin Roosevelt, dijo que los sindicatos no tienen cabida en el sector público. Las razones son las siguientes:

1.) El sector público tiene el monopolio de servicios básicos. La principal arma de negociación del sindicato es la huelga. Si en el sector privado un sindicato particular hace huelga, los consumidores pueden recurrir a otro proveedor. No así en el sector público donde por ley existe un único proveedor de servicios esenciales.

Si esto lo entendemos bien en el caso de la Policía, la cual tiene vedado el derecho sindical, ¿por qué no con el TSE? ¿Acaso hay alguna otra institución que pueda organizar elecciones? Si el sindicato del TSE hace huelga la democracia simplemente deja de funcionar.

2.) En el sector público no hay antagonismo entre “patronos” y trabajadores. Sólo por analogía puede llamarse a los magistrados del TSE la “parte patronal” en esta negociación de pacto colectivo. En realidad, tanto magistrados como trabajadores del TSE viven de los impuestos extraidos a los contribuyentes. El magistrado no negocia con lo suyo sino con lo de otros y piensa únicamente en resolver el conflicto de la forma más expedita posible. El incentivo del magistrado es acceder a todo lo que pida el sindicato porque no le cuesta absolutamente nada. Es más, probablemente se recete su propio aumento como parte del “pacto.” El único perjudicado de acceder a más prebendas es el contribuyente, pero este no tiene silla en la mesa de negociación.

Pero en el sector privado sí puede hablarse de adversarios porque el patrono tiene menores ganancias en la medida que crecen los beneficios otorgados a los empleados. El patrono sabe que si accede a todas las demandas del sindicato puede perder hasta la camisa.  Al contrario, el “patrono” del gobierno sabe que si accede a las demandas se hará más placentero su trabajo y tendrá mejores posibilidades de reelección por el poder que ejercen los sindicatos sobre el voto de sus afiliados. El funcionario público negociando con el sindicato es como el zorro y el coyote repartiéndose las gallinas del gallinero.

El presidente debería hacer lo que está haciendo el valiente gobernador de Wisconsin y promover la disolución de los sindicatos públicos por lesivos a los intereses de los contribuyentes y a la institucionalidad del país.

Anuncios

Written by craguilar

marzo 1, 2011 a 11:38 am

Publicado en Política

Tagged with , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: