Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

Linaje y Racismo

with one comment

Últimamente ha estado sonando el nombre de Marta Elena Casaús Arzú y su libro Linaje y Racismo, publicado originalmente en 1992 y reeditado en el 2007. Habiendo leído el primer capítulo y juzgando por las reseñas y algunas declaraciones que esta profesora de la Universidad Autónoma de Madrid ha hecho a la prensa, tengo la impresión de que no es una obra seria. Esto no me extraña porque la autora es socióloga, y la sociología, más que una ciencia, es la racionalización académica de ciertos prejuicios emocionales. (Augusto Comte, el padre de la sociología, resumió así su finalidad: “la sistematización de la vida humana con base en la preponderancia del corazón sobre el intelecto.”)

El prejuicio particular que Casaús Arzú vende es que el racismo explica el atraso de Guatemala. De manifestaciones anecdóticas, Casaús Arzú concluye que el eje central de la historia de Guatemala es el racismo. Un corolario es que el trasfondo de la guerra civil en Guatemala fue la limpieza étnica. ¿Y la Guerra Fría?, se preguntarán ustedes. Una simple distracción.

Paradójicamente, en una parte del libro se nos explica que los indígenas son explotados por la oligarquía que ve en ellos mano de obra dócil y barata. ¿Cuál de los dos, señora? ¿Son instrumentos de explotación económica u objetivos de exterminación? Por muy racistas que sean los oligarcas, la billetera viene primero.

Regurgitando marxismo clásico, Casaús argumenta que la ideología “conservadora” o capitalista es un reflejo de la conciencia de la clase dominante, aquella directa o indirectamente vinculada a la oligarquía, como un mecanismo de opresión para las mayorías indígenas que presuntamente se beneficiarían de otro modelo económico y social que la autora no identifica.

Nada original hasta aquí, la misma patraña izquierdista de siempre. Lo verdaderamente ridículo es cuando se sale de lo meramente anecdótico para cuantificar los saldos del racismo. Casaús asegura que el racismo nos cuesta 3.3% del PIB. ¿No les parece sorprendente? No me refiero al dato en sí, sino a que alguien pueda calcular semejante cosa. ¿Cómo le hicieron para calcular los efectos económicos de una actitud mental? Casaús profundiza:

Un estudio hizo un análisis comparativo en tres países. Tomó a la población indígena rural y ladina rural en extrema pobreza. El hijo de la mujer indígena tardaba 70 años en salir adelante, y el de la mujer ladina, 20. Eso se midió en función de los costos de la discriminación. En lugares de población indígena hay menos escuelas, menos acceso a educación bilingüe, menos acceso a carreteras y desnutrición crónica. Esta discriminación se vuelve un condicionante que va restando oportunidades. Esto se midió con una fórmula matemática.

Ah, se midió con una fórmula matemática, ¡entonces tiene que ser cierto! Miren, no es por nada, pero aquí no se necesita ser sociólogo para percatarse de que esto es, como dicen los gringos, “Grade-A bullshit.” Cualquier estudio que pretenda cuantificar el costo económico del racismo necesariamente es basura porque sólo metiéndonos en la cabeza de cada persona podríamos saber cuáles de sus decisiones son atribuibles al racismo y cuáles son atribuibles a otra cosa. 

La premisa fundamental es que las diferencias entre el nivel educativo y económico de los indígenas y los ladinos están explicadas por el racismo. Es similar a la lógica que lleva a algunos a decir que menos mujeres en el Congreso es evidencia de machismo. Es lo que llamamos la falacia post hoc erco propter hoc: porque dos cosas ocurren concluimos que una es la causa de la otra.

Sí, es innegable que hay racistas en Guatemala como los hay en todas partes del mundo. ¡Gracias Sherlock Holmes por descubrir lo obvio! Pero reconocer la existencia de racismo no implica que el racismo sea la única o la más importante causa del atraso de los pueblos indígenas. Sin duda contribuye, pero al concluir que todas las diferencias se deben al racismo se excluye otras causas posibles. ¿Por qué hay menor cobertura escolar en áreas habitadas por indígenas? Puede ser racismo, pero también puede ser que los indígenas demanden menos escolaridad. ¿Por qué los indígenas ganan menos? Puede ser racismo, pero también puede ser que muchos indígenas son menos educados por sus propios patrones culturales que privilegian el trabajo sobre el estudio. ¿Por qué el hijo de la mujer indígena tarda más que el hijo de la ladina en salir adelante? Puede ser racismo, pero también puede ser que la madre ladina cría a sus hijos de una forma distinta que la madre indígena. ¿Por qué no hay más acceso a educación bilingüe (español más idioma indígena)? Puede ser racismo, pero también puede ser que los indígenas prefieren aprender español porque es el idioma más útil para prosperar económicamente. ¿Por qué el español y no el idioma indígena conduce a la prosperidad económica? Puede ser racismo, pero también puede ser que el español es el idioma más hablado por los guatemaltecos y sus socios comerciales.

En todas las cuestiones anteriores, Casaús Arzú supone, sin evidencia, que la única respuesta es el racismo. Lo hace porque como socióloga no es científica sino racionalizadora de prejuicios, y su prejuicio es que el racismo es la mejor explicación del subdesarrollo de este país. Pero si la segregación europeo/ladino/indígena explica el subdesarrollo, ¿cómo explica que El Salvador, Honduras y otros países latinoamericanos donde practicamente no hay diferencias étnicas también sean subdesarrollados?  Un estudio serio analizaría las diferencias entre este tipo de países y otros países con historias similares pero que han logrado desarrollarse.

Anuncios

Written by craguilar

marzo 2, 2011 a 1:10 pm

Publicado en Política

Tagged with , ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. De acuerdo que en Guate hay racismo. Pero, a la señora Casaús Arzú habría que preguntarle lo siguiente: al terminar la segunda guerra mundial, de la Alemania Nazi racista se crearon dos. Ambas denunciaron al facismo. Después de 40 años, y cada una con sus mismos alemanes, cuál era la más próspera?
    Si no le gusta ese ejemplo pues se agarra de que en Alemania Federal había más mano de obra extranjera (Gastarbeiter) y que eso era la prueba de una Alemania más tolerante y menos racista, que hay entonces de las dos Koreas? o de Taiwan? o de Hong Kong?

    Juan Carlos Carrillo

    marzo 3, 2011 at 8:10 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: