Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

La Viga en el Ojo Propio

with one comment

En principio, la iniciativa de Otto Pérez es loable. Sin embargo, su estrategia revela que lo que realmente busca es extraer concesiones de los Estados Unidos (en la forma de dinero y levantamiento de la restricción para vendernos armamento), no lograr la despenalización. Si lo que quisiera es despenalizar el narcotráfico en Guatemala, el cabildeo lo estaría haciendo en el Congreso y no con otros gobiernos. No he escuchado todavía un solo argumento convincente de por qué esta acción debe tomarse “en bloque” en vez de unilateralmente.

Pérez sabe perfectamente bien que los Estados Unidos no va a despenalizar la droga ni se mostrará anuente a que lo hagamos en Centroamérica. Mr. Brownfield puede tratar de taparle el ojo al macho con vaporosas alusiones a “análisis del concepto”, pero la realidad es que la evidencia científica importa poco para el político estadounidense. En ese país se hace lo que quiere el electorado. Y los votantes gringos, en su mayoría, quieren prohibición. Hasta un estado tan liberal como California no ha logrado aprobar referendos que legalizan la marihuana. Ningún candidato viable—Demócrata o Republicano— ha hecho de la despenalización una propuesta de campaña. Sólo Gary Johnson y Ron Paul —dos figuras tristemente marginalizadas— se han atrevido a tocar el tema, sin que por ello salgan de la cola de las encuestas.

Y la razón por la que los estadounidenses quieren prohibición es muy sencilla: porque no ven los costos. Los costos los vemos aquí, en Centroamérica y en México, todos los días, en los periódicos. La única forma de enlistar a más estadounidenses en la causa de la despenalización es trasladar las matanzas de Petén y Juárez a Chicago y Nueva York. Cuando ellos vean claramente el paralelo entre Al Capone y los capos modernos, no podrán escapar la misma conclusión a la que nosotros hemos llegado.

Por lo tanto, la forma de convencer a los estadounidenses no es platicando con Mr. Brownfield, ni con Mr. Biden, ni con la señora Clinton, ni con el mismísimo Obama. La única forma de ponerlos en nuestro equipo es regalándoles un día en la vida de un chapín o un mexicano. Y eso lo logramos despenalizando, aquí y ahora, y dejando que los narcos encuentren resistencia más al Norte, donde consumen su basura. Si Otto Pérez realmente cree en lo que dice, entonces hará lo consecuente y promoverá la despenalización en el único país que preside.

 

Anuncios

Written by craguilar

marzo 29, 2012 a 4:38 pm

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Crítica constructiva:
    La iniciativa del presidente Pérez sí es loable para los pueblos centroamericano y mejicano.
    La afirmación de lo que realmente busca nuestro presidente -“extraer concesiones de los Estados Unidos… no lograr la despenalización.”- no posee base sólida.
    Así mismo, ¿de qué serviría llevar el argumento al Congreso? ¿Proporcionar otro motivo/herramienta para tratar de acabar con el prestigio del partido gobernante y tratar de ganar publicidad positiva para otros?
    ¿Cómo sabe usted lo que el Presidente Pérez sabe y no sabe?
    Sus afirmaciones claramente son falaces.

    Rodolfo Rivera Sandoval

    marzo 30, 2012 at 11:19 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: