Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

Un Semblante de Orden

with one comment

Durante el lamentable mandato de Álvaro Colom, la forma más segura y rápida de conseguir algo del gobierno era a través de la violencia. En ese momento era evidente para cualquier persona pensante que acceder a las demandas de los violentos era invitar a más violencia, independientemente de los méritos de las demandas. Es simple naturaleza humana —si recompensas un comportamiento, consigues más de él.

Así que es un cambio bienvenido que el presidente Otto Pérez esté desoyendo a los apologistas del desorden y empiece a responder a la violencia ilegítima de los inconformes con la violencia legítima del Estado. Por mucho tiempo se ha asustado en este país con el “petate del muerto” de la Guerra, que sigue ofendiendo las sensibilidades de comunistas nostálgicos y que desarma y postra pasivamente a las fuerzas de seguridad frente al actuar antisocial de pequeños grupos de interés.

Hoy en Guatemala, ese grupo de interés consiste de estudiantes normalistas que se oponen a cambios sobre la carrera de magisterio, o alguna otra nimiedad que a nadie más que a ellos le importa. Pero como afecta sus intereses, creen que en su derecho está cerrar calles importantes y atacar policías para presionar al gobierno a hacer la voluntad de ellos.

Los apologistas de esta locura provienen de los lugares usuales: facultades de humanidades de universidades izquierdistas y burócratas de derechos humanos. Carlos Aldana de la USAC dijo: “los universitarios se suman a la lucha ciudadana de los estudiantes normalistas. Equivocados o no, esto no es relevante ahora. Queremos que las autoridades demuestren tolerancia y diálogo. Desde hace dos semanas hemos pedido un diálogo serio, y no hay respuesta.”

Estoy medio de acuerdo con el Sr. Aldana. Efectivamente, que estén equivocados o no es irrelevante. Es tan irrelevante que no justifica semejante zafarrancho. Antes de pedir tolerancia y diálogo de las autoridades, debe pedirlo de sus “estudiantes” que están violentando el derecho a libre locomoción de la mayor parte de la ciudadanía y tratando de prenderle fuego a los policías. No se puede exigir diálogo con un coctel Molotov en la mano. Que renuncien definitivamente a cualquier tipo de violencia y después pidan diálogo, el cual de cualquier forma no están en derecho de exigir, porque vivimos en una democracia donde las decisiones políticas se toman en las urnas —al elegir a nuestros representantes electos— y no a través de un plebiscito permanente.

Por el bien común, mientras los inconformes no cesen la violencia en contra de sus conciudadanos, el gobierno debe seguir aplicando la represión, cada vez más intensa, para restaurar el orden en la nación. De lo contrario, su gobierno va a ser una degeneración a la barbarie como el del mal recordado Colom.

Anuncios

Written by craguilar

junio 7, 2012 a 11:04 am

Publicado en Uncategorized

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Sí estoy de acuerdo con lo escrito hasta el penúltimo párrafo. En el último párrafo, NO participo de la actitud descrita. La exclamación “…, cada vez más intensa,” referente a la represión claramente implica una invitación a la violencia. O sea bajarnos al nivel del fanatismo socio político que, como siempre lo ha hecho, está provocando ésto -violencia extrema- precisamente. Pues va a su favor. Y los ‘cabecillas lideres’ no morirán. Pues continuarán poniendo en primera fila a sus ignorantes seguidores.

    Rodolfo Rivera Sandoval

    junio 7, 2012 at 11:58 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: