Nueva América Central

Todo empieza en nuestras mentes

Posts Tagged ‘Derechos Humanos

Totonicapán

leave a comment »

Falacia que anda circulando por lo de Toto: el derecho a la vida es más importante que el derecho a la libre locomoción; por lo tanto no se justifica matar gente para despejar carreteras. QED.

El problema con este razonamiento es que ignora que el Estado de Derecho implica, en última instancia, la posibilidad de aplicar fuerza letal. No es que los agentes de seguridad lleguen con la intención de matar, sino que es el último recurso que el gobierno tiene para aplicar la ley, cualquier ley. Si la fuerza letal no estuviera sobre la mesa, entonces la ley carecería de poder coactivo porque el delincuente siempre podría evadir cumplimiento interponiendo su propia vida. Bajo este concepto no sería permisible dispararle a un asaltante de bancos (porque “el derecho a la vida es más importante que el de propiedad”), ni tampoco dispararle a un reo que se escapa de prisión donde está por defraudación al fisco (porque “el derecho a la vida es más importante que la obligación tributaria”), etc. Cuando un agente de seguridad en cumplimiento de su deber es enfrentado con violencia (como fue el caso de Totonicapán) —sea para liberar carreteras o para detener un robo— su obligación es responder del mismo modo. De lo contrario, cualquiera podría violar la ley a sabiendas que dispersaría a las fuerzas de seguridad tan pronto sacara un arma o pusiera su propia vida en juego.

Anuncios

Written by craguilar

octubre 5, 2012 at 1:30 pm

Publicado en Política

Tagged with , ,

No hay tal cosa como los “derechos de la Naturaleza”

leave a comment »

Hay quienes sostienen que la Naturaleza es sujeto de derechos —tal es el caso de esta autora y el presidente cocalero de Bolivia. Por Naturaleza se refieren a  todo aquello contenido en la Tierra exceptuando a los seres humanos.

Rey Rosa cita a Eduardo Galeano, el celebrado autor de la Biblia del Idiota, fustigando a los antiguos imperios de Europa:

Desde que la espada y la cruz desembarcaron en tierras americanas, la conquista europea castigó la adoración de la naturaleza, que era pecado de idolatría, con penas de azote, horca o fuego. La comunión entre la naturaleza y la gente, costumbre pagana, fue abolida en nombre de Dios y después en nombre de la civilización. En toda América, y en el mundo, seguimos pagando las consecuencias de ese divorcio obligatorio…”

Galeano nos haría pensar que si no fuera por la Conquista, los indios jamás habrían conocido “la espada” (guerra) y viviríamos en perfecta comunión con el bosque. En realidad la América precolombina no era exactamente como la Pandora de James Cameron, pero supongo que las prácticas del canibalismo, el sacrificio humano y la esclavitud —que los europeos también vinieron a abolir con la espada y la cruz— son perfectamente aceptables para Galeano mientras vaya acompañado de adoración ecologista.

Pero más allá del cansado mito del noble indio, vale la pena responder lo siguiente: ¿es o debe ser la naturaleza sujeto de derechos? La respuesta es “no”.

Nada que no sea humano puede tener derechos  porque el concepto mismo de “derecho” es un producto del Humanismo. Adscribir derechos a objetos o criaturas amorales constituye un antropomorfismo idéntico al ilustrado en fábulas infantiles como El Sol y el Viento del Norte, donde fuerzas físicas razonan y actúan como si fueran personas humanas. Lo que para Esopo fue un recurso literario  ha sido tomado literalmente por ecologistas como Evo Morales que se disponen a reordenar sus sistema legal como si el sol y el viento fueran realmente personas.

Los derechos han sido codificados en nuestro sistema legal desde la Ilustración como reconocimiento de que los hombres, como seres conscientes, se disponen a actuar moralmente. No hay moralidad entre objetos o animales inferiores porque éstos no saben distinguir entre lo bueno y lo malo, ni tampoco sienten inclinación alguna por el uno sobre el otro. Si el rayo parte al árbol en dos, ¿violó su derecho a vivir? Esta pregunta es tan absurda como el artículo de Galeano y la ridícula ley de Bolivia que codifica los “derechos de la Naturaleza.”

Written by craguilar

enero 4, 2011 at 1:11 pm

¿El homicidio no es una violación a los DDHH?

leave a comment »

Aparentemente eso cree el Procurador de los Derechos Humanos, Sergio Morales, quien se dispone a hacer una denuncia en contra del Estado de Guatemala por la gran cantidad de “Feminicidios” que ocurren en el país mas no por los homicidios de hombres.

(“Feminicidio” es una aberración lingüística inventada por la corrección política. El concepto de homicidio comprende la muerte de hombres y mujeres porque nuestra especie es homo sapiens. ¿Acaso hay femme sapiens?)

Regresando al tema, por supuesto que es trágico el asesinato de las mujeres pero no lo es más que el asesinato de hombres. Y en Guatemala por cada víctima fatal femenina, hay nueve víctimas masculinas. En este estudio del PNUD sobre la violencia en Guatemala puede corroborarse que del total de víctimas durante los últimos años, el porcentaje femenino se mantiene todos los años muy cercano al 10%. Si año con año se observa un incremento en la cantidad de mujeres asesinadas es porque la cantidad total de asesinatos también ha incrementado, no porque una ola de misoginia esté azotando al país.  El problema, entonces, no es la discriminación de género sino la imperante inseguridad que aflige a todos (mas no por igual, porque —de nuevo— nueve hombres son asesinados por cada mujer.)

El problema de fondo aquí no es simplemente el abuso del idioma español y la sensibilidad sexista exhibida por el Procurador, sino la trivialización que se hace del problema real de la violencia. Al excluir de la demanda al 90% de las víctimas de la violencia se está ocultando la verdadera magnitud del problema —la violación masiva que se hace al derecho humano más fundamental: la vida. Al inyectarle un falso componente de discriminación de género se desvía la atención de las verdaderas causas del problema  y por consiguiente se hace más difícil hallar su solución.

Written by craguilar

septiembre 17, 2010 at 3:45 pm